user-icon user-icon
  • Clima
    • Provincia de San José 16ºC 13ºC Min. 16ºC Máx.
    • nubes
    • Próximos 5 días
      • Lunes
      • 14º / 21º
      • nubes
      • Martes
      • 12º / 22º
      • nubes
      • Miércoles
      • 13º / 21º
      • nubes
      • Jueves
      • 14º / 19º
      • nubes
      • Viernes
      • 13º / 21º
      • nubes
Tendencia
Tendencia.

La historia del romance entre Diego Maradona y una joven de 17 años

Después de escuchar las súplicas de Maradona, Fidel Castro accedió a firmar un permiso para que Mavys viajara a la Argentina.

Melissa Hernández Argentina /

“El astro” como comúnmente le llamaban, la conoció a Mavys cuando ella tenía apenas 17 años y de inmediato quedó impactado por su belleza. Todo se complicó cuando quiso hacerla viajar al partido homenaje que se hizo en la Bombonera, en el 2001. En ese entonces, ningún cubano podía dejar el país sin una misión oficial o un motivo convincente. Y así obtuvo la idea de trasladarla en una valija llena de orificios necesarios para que la joven pudiera respirar.

Diego Maradona visitó Cuba en enero del 2000, en compañía de Claudia Villafañe, de quien ya estaba separado de hecho desde hacía un par de años. Así que, una vez instalado en el centro de rehabilitación de “La Habana” dónde debía comenzar su tratamiento contra las adicciones.

Debido a los celos de Maradona, Laura Cibilla regresó a Buenos Aires en el 2001 ya que sus peleas se hacían cada vez más comunes, así fue como le quedó el camino libre para que Maradona conociera a alguien más.

Carlos Ferro Viera tiene un papel fundamental en esta historia, creyó que lo mejor era presentarle a una joven que estaba en el lugar acompañando a su madre, que trabajaba en el complejo turístico como mucama. La joven tímida Mavys, quien ese ese entonces tenía 17 años.


A los cubanos no se les permitía hablar con los extranjeros, podían ser sancionados por “acoso de turista” si lo hacían. Pero no pudo resistirse al escuchar el apellido del jugador más famoso del planeta. Y así fue cómo ella y Diego se encontraron por primera vez. Sin embargo, sin que nada llegara a pasar entre ellos, la joven regresó a su humilde hogar de Matanzas, donde vivía con su familia. Y Maradona, que había quedado subyugado por su belleza, se puso como meta volver a verla.

Inicio de la relación entre Mavys y Maradona

Diego tenía en mente una misión, tener a la joven de cualquier manera, Ferro Viera fue a buscar a Mavys a su casa. Y solo pudo convencerla de que volviera al hotel para reunirse con Maradona llevando también a su mamá, a su abuela y hasta a su novio. Lo cierto es que, al cabo de diez días, Diego regresó a La Habana. Y, al poco tiempo, la muchacha dejó a su enamorado de entonces para comenzar una relación con Maradona.

De hecho, Maradona recorrió en varias oportunidades los 105 kilómetros que separaban el centro de rehabilitación donde vivía de la casa de ella. Y fue en uno de estos tantos viajes por carretera que terminó chocando con una guagua (como se le llama en la isla a los colectivos), desconcentrado tras una pelea con Cibilla a la distancia.

Mavys siendo su pareja formal, se instaló en “La Pradera” junto a Maradona. Y ambos pasaban largas jornadas encerrados sin que nadie los viera asomarse de la habitación. Pero esto, dicen, también tenía que ver con los celos del astro, que no quería que ningún hombre osara siguiera mirar a su chica.

En una oportunidad, Diego había ido con ella a la disco “Macumba” Habana, donde terminó peleándose con alguien que le había dicho un piropo a la joven. Y fue a partir de ese momento que decidió hacer viajar a su seguridad a Cuba, como para no resultar lastimado cuando trataba de ahuyentar a los admiradores de su novia.

Petición a Fidel Castro

La historia del romance entre Diego Maradona y una joven de 17 años
La historia del romance entre Diego Maradona y una joven de 17 años


Durante esa época, ningún cubano podía dejar el país sin una misión oficial o un motivo convincente. Y así fue que pensó en llevarla en una valija a la que le había mandando a hacer orificios necesarios como para que la joven pudiera respirar.

Al enterarse de esta situación, Omar Suárez decidió ir a hablar con Guillermo Coppola para que le pidiera a Diego que entrara en razón. El manager del astro solicitó una reunión con el mismísimo Fidel Castro, querían encontrar una mejor solución. Finalmente, después de escuchar las súplicas de Maradona, el comandante accedió a firmar un permiso para que Mavys viajara a la Argentina, con la condición de que regresara a la isla al término de no más de 20 días.


La joven cubana, de cuya existencia nadie sabía y de quien no debía aparecer ninguna foto, se alojó en el Hotel Hilton junto a Maradona. “El astro” mandó a hacer unos paraguas con los colores xeneizes y la leyenda “Mavys te amo”, a modo de guiño. Y dejó que sus amigos más íntimos se encargaran de cuidarla.

Celebración de los 18 años de Mavys

Cuando Mavys cumplió los 18 años, Diego le organizó una súper fiesta en el Havana Club, un lugar reservado exclusivamente para militares y personalidades de la alta sociedad al que el astro pudo acceder gracias a su amistad con Castro. Y hasta allí fueron todos los parientes y amigos de la joven de Matanzas, que no podían dar crédito de lo que estaban viviendo. Algo que, obviamente, estaba vedado para los ciudadanos comunes y corrientes de Cuba. De hecho, aunque por aquellos años Maradona no estaba en su mejor momento, en más de una oportunidad le hizo llegar ayuda económica a la familia de su novia.

Cuentan que, en determinado momento, Maradona se había puesto en la cabeza que quería agasajar a Mavys regalándole un gato. Y allí fue Gabriel Buono a tratar con conseguirlo. Sin embargo, la persona a la que le habían encargado el felino en cuestión les trajo por error un cachorro de león. Y Diego se encariñó tanto con él que quería quedárselo. Por razones obvias, a las pocas semanas lo tuvo que devolver.


Se acabó el amor, pero su amistad perduró para siempre

La relación siguió hasta el año 2003 y fue paralela a la que el astro mantenía, a pesar de algunas intermitencias, con Cibilla. Es verdad que, por entonces, Diego también recibía a otras mujeres en La Pradera. Y Mavys lo sabía. Sin embargo, cuando apareció Adonay Frutos, la cubana que terminó haciendo público su romance con Maradona.

Sin embargo, la joven decidió ponerle fin a su historia de amor con él. Hubo discusiones, pero no peleas de fondo. Así que entre ambos el cariño siempre se mantuvo intacto. De hecho, cuando en el año 2004 Maradona volvió a Cuba para hacer un tratamiento en el Cesam, Mavys lo fue a visitar. Y en los jardines de ese centro de salud mental en el que, finalmente, el astro pudo superar su problema con las drogas, los dos mantuvieron una charla que se extendió durante varias horas y en la que solo ellos saben qué fue lo que se dijeron.




  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
  • t-icon
LAS MÁS VISTAS