user-icon user-icon
  • Clima
    • 12ºC 11ºC Min. 22ºC Máx.
    • nubes dispersas
    • Próximos 5 días
      • Jueves
      • 11º / 22º
      • nubes dispersas
      • Viernes
      • 11º / 23º
      • nubes dispersas
      • Sábado
      • 11º / 22º
      • nubes dispersas
      • Domingo
      • 11º / 23º
      • nubes dispersas
      • Lunes
      • 12º / 22º
      • nubes dispersas
    • Pronóstico en video Emily Quiñones nos da el pronóstico del tiempo en Costa Rica para este miércoles 01 de febrero de 2023.
    • Emily Quiñones nos da el pronóstico del tiempo en Costa Rica para este miércoles 01 de febrero de 2023.
      • Video
      • media-content
Internacional

Lula dice que Bolsonaro "posiblemente" esperaba volver a Brasil con un golpe de estado

Posiblemente, Bolsonaro estaba esperando volver para Brasil en la gloria de un golpe, mencionó Lula.

Redacción Multimedios Brasil /

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo este miércoles "tener la impresión" de que el asalto a Brasilia del pasado 8 de enero, podría tratarse de un golpe de estado que "posiblemente" podría querer capitalizar su antecesor, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

La decisión (de Bolsonaro) de quedarse quieto después de perder las elecciones, de irse a Miami como si estuviese huyendo de algo y su silencio incluso después de lo ocurrido, me dio la impresión de que él sabía de todo lo que estaba pasando, que tenía mucho que ver con aquello", dijo Lula en una entrevista con la televisora GloboNews, la primera desde que llegó al poder.


Expresidente debe ser castigado según Lula

De ser probada la participación del expresidente, "tiene que ser castigado", opinó el líder izquierdista. Lula, quien protagonizó un espectacular regreso a la política tras ser opacado por acusaciones de corrupción, derrotó a Bolsonaro en las urnas en octubre con 1,8% de diferencia.

Expresidente varias veces generó duda

Bolsonaro, que durante años sembró dudas en el sistema electoral, viajó a Estados Unidos días antes de terminar su mandato esquivando la tradicional ceremonia de transmisión de mando celebrada el 1 de enero. Una semana después, miles de simpatizantes de Bolsonaro invadieron la sede de los poderes públicos en la capital, destruyendo y vandalizando la infraestructura, mobiliario e invaluables obras de arte.

Investigado bajo sospecha de instigar la violenta invasión al corazón de la democracia brasileña, Bolsonaro niega estar relacionado con los desmanes. "Lamento lo que aconteció el día 8, algo increíble", dijo en un video divulgado el lunes donde se le ve hablando a seguidores.

"Lo que más esperamos es la celeridad de la Justicia", dijo el presidente. "Quiero que las personas sean investigadas. Si Bolsonaro tuvo participación en lo ocurrido, tiene que ser castigado".



Lula reflexionó  sobre el turbulento día 8.

"Cuando salí de Brasilia el viernes (a Sao Paulo), tenía la información de que estaba todo tranquilo", tuiteó Lula este miércoles. "Después ocurrió todo eso, con convocatoria en las redes sociales. La inteligencia no sirvió para avisarme que eso podría ocurrir".


El presidente expresó la semana pasada su desconfianza sobre el personal heredado de la gestión anterior después del asalto a Brasilia y anunció una "revisión profunda".

Trece de los uniformados estaban adscritos al Gabinete de Seguridad Institucional del palacio presidencial, mientras que los otros 40 militares fueran apartados de sus funciones en la residencia presidencial, el Palacio de la Alvorada.

"No puede permanecer aquí adentro alguien sospechoso de ser bolsonarista radical", comentó Lula la semana pasada en un desayuno con periodistas. "¿Cómo puedo tener una persona afuera de mi oficina que pueda dispararme?".


Para Lula hubo complicidad interna.

Las investigaciones avanzan para determinar quién participó, organizó y financió la violenta invasión a los edificios de la Presidencia (Palacio de Planalto), el Congreso y la Corte Suprema.

Más de 2.000 personas han sido detenidas desde entonces, de las cuales unas 1.500 continúan bajo custodia, el Supremo Tribunal Federal informó este miércoles que se han realizado 1.459 audiencias. La Fiscalía General presentó cargos casi 50 personas bajo sospecha por los ataques.

Augusto Aras, titular del despacho, prometió otras 200 nuevas acusaciones en las próximas dos semanas.

Este miércoles, el exministro de Justicia de Bolsonaro y también secretario de Seguridad del Distrito Federal en el momento de la asonada, Anderson Torres, permaneció en silencio al acudir a su primera audiencia ante la Policía Federal desde que se entregó a las autoridades el sábado.

Torres, desvinculado del cargo capitalino tras los ataques, está detenido bajo sospecha de complicidad con la violencia, señalamiento que él niega.


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
  • t-icon
LAS MÁS VISTAS