user-icon user-icon
  • Clima
    • 16ºC 13ºC Min. 16ºC Máx.
    • nubes
    • Próximos 5 días
      • Martes
      • 14º / 19º
      • nubes
      • Miércoles
      • 14º / 21º
      • nubes
      • Jueves
      • 14º / 19º
      • nubes
      • Viernes
      • 13º / 19º
      • nubes
      • Sábado
      • 13º / 18º
      • nubes
    • Pronóstico en video Te presentamos todo lo que debes saber del pronóstico del tiempo.
    • Te presentamos todo lo que debes saber del pronóstico del tiempo.
      • Video
      • media-content
Internacional
Covid-19

Documental sobre manejo de la pandemia en China muestra escalofriantes imágenes

El filme se llama “In the Same Breath” creado por la cineasta Nanfu Wang

Melanie Leiton Wuhan, China /

El 1 de enero de 2020 el presidente de China, Xi Jinping, brindó unas palabras en cuanto las celebraciones por el Año Nuevo. En este habló sobre “construir una sociedad próspera” y remarcó que “el patriotismo es la columna vertebral” de China.

Con lo que menos contaba Jinping, es que mientras muchos ciudadanos se reunían a los festejos del país, la prensa estatal difundia una noticia.

“Ocho personas fueron detenidas por difundir rumores sobre una neumonía desconocida. Un recordatorio de la Policía: obedezcan las leyes y regulaciones para las actividades en línea. Nadie puede difundir rumores en línea”

Al parecer el informe pasó desapercibido, pero tenía un objetivo "ocultar la existencia de un desconocido virus" que ya se estaba propagando entre los humanos.

Documental en evidencia

La directora Nanfu Wang, oriunda de China y residente de Estados Unidos; fue la encargada de realizar el documental titulado “In the same breath” (“Al mismo tiempo”, en inglés es también un juego de palabras porque “breath” significa literalmente respiración o aliento)

En el documental deja en evidencia el manejo de información con respecto al origen e inicio de la pandemia en la ciudad Wuhan. Una idea que tuvo fue recolectar testimonios e imágenes impactantes sobre el virus mortal. Como consecuencia de los bloqueos y censura del régimen, gran parte de ese material lo consiguió de manera clandestina.

Como todos los años, Wang, viajó a su país para celebrar el Año Nuevo en familia. Dejó a su hijo de dos años en China para que pasara las vacaciones con su abuela y ella regresó a Estados Unidos. Ese mismo día, el gobierno chino anunció el cierre de Wuhan. Tres días antes las autoridades habían reconocido por primera vez que el virus podía propagarse entre la gente. 

Pero “aun así, el virus es evitable y se puede controlar”, afirmaban los medios estatales.

Caos en Wuhan

De acuerdo con los registros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) , el primer caso confirmado en Wuhan fue el 17 de noviembre. Desde entonces las cifras fueron en aumento.

Para el 15 de diciembre el total de personas con coronavirus era de 27. Y para finales de 2019, el número de infectados era de 266. El 1 de enero de 2020, la cifra aumentó a 381 y para esa fecha aún no se habían implementado ninguna medida de contención.

Los hospitales y las líneas de emergencias estaban absolutamente colapsados. Sólo el 23 de enero, las autoridades recibieron más de 14.000 llamados de personas con síntomas de fiebre, tos, dolor corporal y dificultad respiratoria.

Muchos pacientes eran trasladados en ambulancia, pero al llegar a los hospitales eran rechazadas por falta de camas. Varios de ellos, los de cuadro más grave o los más adultos, murieron esperando asistencia,

Varias personas intentaron burlar la censura del régimen y compartir esas dramáticas imágenes en redes sociales, que fueron recopiladas por Wang en su documental.

Imágenes y videos censurados

En el documental se muestran escenas en donde un policía le advierte a una joven las consecuencias de gabar lo que esta ocurriendo en ell momento.

“Te harán responsable si subes esto a internet”, indicó.

Cada movimiento ciudadano requería la aprobación del Partido, esto significaba que en cuanto a filmar o tomar fotos en los hospitales, era solo lo que ellos aprobaban.

En el documental se ve a otras dos trabajadoras sanitarias que tienen la intención de relatar sus desgarradoras experiencias, “pero con la cámara apagada”.

Un periodista chino realizó un recorrido en donde se topó a un señor adulto mayor el cual le comentó su historia.

Lo habían hospitalizado por su condición cardíaca, dos veces dio negativo por COVID-19, y finalmente se contagió. Según narró, durante su internación inicial se negaron a transferirlo a un sector “regular”, dando a entender que se contagió por negligencia del hospital.

“Me pusieron en un corredor de la muerte”, mencionó.

Al observar que la situación se volvía incontrolable, el Departamento de Propaganda del régimen ideó una estrategia para cubrir el brote de coronavirus: envió a cientos de periodistas oficialistas a informar sobre la situación en Wuhan.

Mientras buscaban dar esa imagen al mundo, puertas adentro obligaban a los hospitales y a sus empleados a no revelar lo que estaba ocurriendo.

 “No podíamos revelar información sobre el virus”, le comentó a Wang un doctor

Este es el tráiler del documental "In the same Breath"


​Primer caso reportado

Los médicos de Wuhan habían indicado que el primer caso conocido como “neumonía inexplicable”, salió a la luz en diciembre de 2019.

Para la fecha 26 de ese mes un laboratorio privado examinó las muestras de los pacientes, el técnico a cargo publicó el descubrimiento del virus en su blog personal.

Los científicos detallaron el virus como un tipo “SARS”, y a la vez, compartieron el descubrimiento con gobierno de Wuhan.

Para el día 30, se le advirtió a los familiares y amigos de la aparición el nuevo virus. Uno de esos científicos identificado como Li Wenliang, murió al ser contagiado por un paciente.

El 1 de enero de 2020, esos ocho médicos salieron en las noticias: fueron los doctores que habían sido arrestados por la Policía, acusados de esparcir rumores de una neumonía desconocida.

Pero lo que menos se sabía es que el gobierno de Wuhan, China; se encontraba ocultando toda la información relevante del virus, que más adelante afectaría a nivel internacional.

Aún hoy, y pese a las múltiples denuncias de la comunidad internacional, el régimen de Xi Jinping se niega a participar en nuevas investigaciones sobre el origen del coronavirus. La OMS mantiene su pedido a Beijing de colaboración para determinar si el virus se fugó o no de un laboratorio.


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
  • t-icon
LAS MÁS VISTAS